Cine y TV Estrenos Opinión Películas Reseña

Okja (2017)

Después de dar el paso a los largometraje con su primera cinta de larga duración, Gwoemul (The Host, 2006), y tras la sorprendente Snowpiercer (2013), el director surcoreano Bong Joong-ho vuelve con Okja, su película de más alto presupuesto apadrinada por  Netflix con la que entre un cóctel de géneros en lo que destaca la aventura, el thriller y drama esconde un poderoso mensaje anticapitalista que pretende a modo de sátira dar un duro golpe a la conciencia de la actual sociedad consumista.

OKJA

Durante 10 idílicos años, la pequeña Mija (An Seo Hyun) ha sido la cuidadora y compañera de Okja, un gigantesco animal y una gran amiga, en su casa de las montañas en Corea del Sur. Pero todo cambiará cuando la gran multinacional familiar Mirando Corporation se lleve a Okja para trasladarla a Nueva York, donde la narcisista y egocéntrica CEO Lucy Mirando (Tilda Swinton) tiene grandes planes para la mejor amiga de Mija. Sin ningún plan pero con un claro objetivo en mente, Mija viaja a Estados Unidos y emprende una peligrosa misión de rescate que se complicará aún más cuando se tope con diversos grupos de capitalistas, manifestantes y consumidores que también luchan por controlar el destino de Okja.

Okja se puede englobar en una sola palabra, inclasificable, por un momento recuerda al Spielberg de antaño, en otros parece un live action del reconocido estudio de animación Ghibli, mezclado con un tosco humor negro y una trama, que si se rasca un poco la superficie, resulta tan necesaria para la época de explotación y sobre-consumo en la que vivimos, y así con esos ingredientes y fuentes es como el surcoreano Bong Joong-ho prepara esta gran cinta que también habla de la amistad, el compromiso y sacrificio.

A pesar de su toque de fantasía, el argumento de Okja nos traslada a un mundo que se siente real y bastante apegado a nuestro día a día, cuando la poderosa corporación Mirando con miras de limpiar su imagen y mostrarse más en “conexión” con la sociedad, crea a base de manipulación genética unos super cerdos, mucho más grandes que los normales y  que comparten ciertas características de los hipopótamos. Con estos promete ofrecer la carne de la más alta calidad con el mejor sabor que existe en el mercado, por lo que su plan, que tarda 10 años en los que deja a las crías de  cerdos libres en distintos países del mundo, llega a su fin y busca entre una gran campaña de marketing dar a conocer su producto.

Lo que no espera Lucy Mirando es que, Mija,  la niña encargada de cuidar junto a su abuelo a Okja, el super cerdo hembra de Corea del Sur, ha desarrollado un fuerte vinculo emocional con el animal y no planea cederlo, a la vez que una misteriosa organización que lucha por los derechos de los animales planea asestar un duro golpe contra la corporación Mirando.

Lo que más sorprende de Okja es que a diferencia de las películas con contenido animalista no pretende en ningún momento manipular al espectador llenando la pantalla con momentos tristes sino que prepara muy bien el terreno para llevarnos a una aventura con un mensaje muy claro con el cual no pretende cambiar los hábitos alimenticios de millones de personas en el mundo, sino nos invita a tomar conciencia de la forma en como proviene los alimentos, o mejor dicho la carne que comemos.

Tilda Swinton como Lucy Mirando es la cara de una corporación que como muchas otras que existen en el mundo trata de tapar sus mala praxis con una fachada pro ambientalista, y eso lo vemos en su plan con los supercerdos promocionados como 100% ecológicos y sin transgénicos para ocultar la triste realidad de un sistema alimentario del que todos hacemos parte y está en decadencia.

Con un buen balance entre géneros, Okja nos mete de lleno a la historia aprovechando cada dolar de sus 50 millones de presupuesto para llevarnos desde los hermosos paisajes de una rural Surcorea hasta las tumultosas calles de Nueva York, además de un carismático y enorme cerdo de puro CGI con el que es muy fácil empatizar, haciendo que todo fluya de manera natural en sus casi dos horas de duración. La travesía de Okja y Mija nos llevará a conocer a diferentes y variopintos personajes que van desde un excéntrico pero olvidado conductor de un programa de animales interpretado por Jake Gyllenhaal hasta una organización de liberación animal liderada por Paul Dano, en un enfrentamiento en donde el drama, la acción y el thriller están bien enfocado a la hora de darle un trasfondo a esta triste pero encantadora historia.

Okja no se va por las ramas a la hora de dejar claro el mensaje que quiere transmitir, la crítica que hace al actual sistema de producción alimenticio que se puede ver al final de la cinta es contundente, la forma en como rompe con la inocencia de Mija al ver la realidad de los mataderos de cerdos es realmente desgarradora y nos traslada nuevamente al dilema sobre la falta de ética a la hora de tratar con este tipo de situaciones, pero también la forma como está dirigida y el enfoque que tiene la hace una película altamente recomendable que es muy difícil que deje indiferente a alguien.

¿Qué te parece? Los Invitamos a dejar sus opiniones en los comentarios y en nuestras redes sociales

Página de Facebook: Korobeiniki

Comunidad En Facebook: Comunidad Korobeiniki

Twitter: Korobeiniki

Canal De Youtube: Korobeiniki

Facebook Comments
Oscar Torrado
Oscar Torrado
Administrador de empresas que no hace otra cosa que ver películas y leer libros, y que de vez en cuando se desahoga escribiendo sobre lo que más le gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *