Cine y TV Estrenos Opinión Reseña

Kong: Skull Island (2017)


Hace ya casi tres años cuando vimos al monstruo más conocido de Japón llegar a las salas de todo el mundo en un reboot que para sorpresa de todos daba inicio a este monsterverse que está gestando Warner Bros. y Legendary Pictures, Godzilla (2014, Gareth Edwards) rugió tan fuerte que a pesar de un recibimiento un poco frío labró el camino de este nuevo universo cinematográfico ambicioso sobre grandes monstruos que pretende una vez más, tal como lo hizo Pacific Rim (2013, Guillermo del Toro), enamorar al público con el género de películas llamado kaiju eiga o monstruos gigantes.  El primero en dar el paso para esta nueva generación de películas, como lo mencioné anteriormente, fue Godzilla, pero este año le toca a su contraparte americana, el rey King Kong, en Kong: Skull Island (2017, Jordan Vogt-Roberts).

Una de las principales críticas hacía la película del monstruo de Toho, fue que Godzilla no estuviera tanto tiempo en pantalla, centrando gran parte de su desarrollo a las vivencias de un grupo de personas con el despertar del dios de los lagartos y las consecuencias de la destrucción que dejó a su paso, por lo que, aprendiendo de sus errores, Legendary y Warner presentan al rey de la Isla Carabela en una primera escena a pocos minutos de la película de una manera imponente y empoderada, para demostrar que esta es SU película y que estamos listos para ver todo su poderío en pantalla.

Situada en los años 70, finalizando la guerra contra Vietnam, un grupo de exploradores y soldados es reclutado para viajar a una misteriosa isla del Pacífico. Entre ellos están el capitán James Conrad (Tom Hiddleston), el teniente coronel Packard (Samuel L. Jackson) y una fotoperiodista (Brie Larson). Pero al adentrarse en la bella pero traicionera isla, los exploradores encontrarán algo absolutamente sorprendente. Sin saberlo, estarán invadiendo los dominios del mítico Kong, el gigante gorila rey de esta isla. Será Marlow (John C. Reilly), un peculiar habitante del lugar, quien les enseñe los secretos de Isla Calavera, además del resto de seres monstruosos que la habitan.

Después de llegar a la Isla Calavera, y tras un espectacular encuentro con Kong, el grupo es separado por lo que le permitirá a la historia mostrar dos puntos de vista diferentes con relación a su estadía en la Isla,  estando el primer grupo liderado por el coronel Packard (Jackson) que quiere cobrar venganza contra Kong por las bajas ocasionadas, y otro grupo liderado por Conrad (Hiddleston) quienes se internarán más allá de la Isla y conocerán la mitología que encierra el simio gigante y la importancia que tiene su presencia para los habitantes de la Isla, a su vez, conocerán a Hank Marlow (John C. Reilly), quien además de ser el comic relief, lleva años en ese lugar y será el puente de conexión entre aborígenes y foráneos.

Esta nueva historia y su desarrollo resulta totalmente fresca a la vez que evita recurrir a los puntos comunes de las otras entregas de este mítico monstruo y no lo hace sentir como un remake, sino más bien un reinicio un poco más original que nos da un mejor vistazo a Kong en su estado natural, quien es traído a la vida por un magnífico CGI y la captura de movimiento por Terry Notary (quien ya ha interpretado a otro simio en la nueva saga Planet of the Apes ), le da a Kong un movimiento natural, feroz y terrorífico sin necesidad de humanizarlo tanto y dejando intacto su instinto animal.

Con un tono más ligero que el de Godzilla (2014), Kong: Skull Island, a pesar de su duración que roza las dos horas de metraje, se siente más dinámica; además, a diferencia de su contraparte asiática, la historia del simio americano se siente más salvaje. Si bien, toda la destrucción que causó Godzilla a su paso se debió, en gran parte a los enfrentamiento contras los mutos, las de Kong se sienten más espectaculares al estar en su estado natural, tenemos a un gran simio destruyendo helicópteros, constantemente lanzando cosas, deambulando por su isla y enfrentándose a muchas criaturas, que van desde un pulpo gigante hasta unos lagartos salidos desde el centro de la tierra y que terminan siendo el enemigo a vencer. A pesar de su calificación PG-13, la película tiene escenas violentas que son suavizadas por la edición y por la emoción de ver a un simio gigante acabar con todo.

Después de varios capítulos de serie de televisión y su película independiente The Kings of Summer (2013), el director Jordan Vogt-Roberts da su paso al cine mainstream con esta colosal película; la cual, a pesar de ser una cinta muy grande para un director con poca experiencia en este tipo de género, logra llevar a buen término su desarrollo, y dándole a la película un estilo visual más que interesante adoptando de la clásica Apocalypse Now (que se podía ver desde su arte promocional) y llenándola con guiños de otras películas del género de guerra que le sientan tan bien a la película. Todo eso gracias al increíble trabajo de fotografía de Larry Fong (Batman v Superman: Dawn of Justice, Super 8), quien usa una paleta de colores acorde a cada escena donde Kong hace su aparición, siendo la estética de la película y el tratamiento del color el que le da ese toque único y diferente a Kong: Skull Island. Empero, aunque visualmente la película resulta hermosa, su historia desvaría mucho y se mueve entre el drama, la fantasía, el horror y el humor sin encontrar un balance entre estos aspectos, quizás este aspecto negativo que se nota mucho a pesar del empeño y el trabajo del director, sea el resultado de cuatro visiones distintas de tres guionistas que aparecen acreditados en la película Max Borenstein (Godzilla), Dan Gilroy (Nightcrawler), Derek Connolly (Jurassic World) y John Gatins (Real Steel), personas que han trabajado en películas tan diferentes y quizás con una visión única que hace que Kong: Skull Island se quede floja en el aspecto narrativo.  Por otro lado su grandilocuente banda sonora se debe a la música orquestal compuesta por  Henry Jackman (Captain America: Civil War, Kick-Ass) quien complementa su estilo con las canciones que se utilizan en la película de artistas y grupos clásicos como David Bowie, Black Sabbath y The Stooges, entre otros

Con un elenco lleno de actores consagrados y talentosos, la mitad de los principales sacados curiosamente del Universo Cinematográfico de Marvel, la película se siente bien proporcionada con personajes establecidos en sus roles pero que lastimosamente resultan bastante prescindibles y no logran hacer ninguna conexión dramática con la historia, lo que ocasiona que se sientan mal utilizados, sobre todos con actores ya establecidos y veteranos como Goodman.

Si Godzilla (2014) labró la tierra para Kong: Skull Island, está película planta la semilla para  Godzilla vs King Kong (que veremos en 2020, después de Godzilla: King of the Monsters (2019)) estableciendo este universo a través del Proyecto Monarca y una escena post-créditos que funciona como abreboca para lo que está por venir. Compartiendo más cosas en común con Pacific Rim (2013) que con Godzilla (2014), Kong: Skull Island nos da lo que nos vende, un simio gigante en plena acción, aplastando y peleando con otros monstruos, centrándose exclusivamente en Kong , que aunque falla en darnos una historia memorable le da la suficiente exposición y poderío al rey de la Isla Carabela como para antojarse más de su inevitable encuentro contra Godzilla.


Título: Kong: Skull Island

Año: 2017

Duración: 120 min.

País: Estados Unidos

Director: Jordan Vogt-Roberts

GuionDan Gilroy, Max Borenstein, Derek Connolly (Historia: John Gatins)

MúsicaHenry Jackman

Fotografía:  Larry Fong

Reparto: Tom Hiddleston, Brie Larson, Samuel L. Jackson, John Goodman, John C. Reilly, Toby Kebbell, Thomas Mann, Corey Hawkins, Jason Mitchell, Shea Whigham, John Ortiz, Eugene Cordero

ProductoraWarner Bros. Pictures / Legendary Pictures

Género: Fantástico. Aventuras

 

Los invitamos a dejar sus opiniones en los comentarios y en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: Korobeiniki

Comunidad en Facebook: Comunidad Korobeiniki

Twitter: Korobeiniki

Canal de Youtube: Korobeniki

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *