Netflix Opinión Reseña Series

Black Mirror – S03E06 – Hated in the Nation

medium-clean

Quizás no somos del todo consciente del poder que nos da las redes sociales, Twitter, Facebook o un blog como éste nos da la facilidad de dar nuestras opiniones, decir lo que pensamos y dar nuestro punto de vista sobre alguna temática o suceso público, casos se han visto como gracias a las herramientas antes mencionadas se ha dado conocer alguna problemática o movilizando a un número de personas en pro o en contra de algún acto público, pero por muy libre que seamos de decir lo que queramos, alguna vez hemos pensado ¿hasta donde llega nuestro derecho a decir lo que pensamos, nuestra libertad de expresión? Charlie Brooker con la dirección de James Hawes (Penny Dreadful) cierra la tercera temporada de Black Mirror con un capítulo de 90 minutos que funciona como parábola sobre nuestro papel en las redes sociales.

Dos detectives encuentran una pista inquietante tras la muerte de una periodista afectada por un escándalo en las redes sociales.

Con 90 minutos de duración nos damos cuenta que Hated in the Nation será un episodio muy diferente a los ya anteriormentemedium-clean-1 comentados, y no solo por el tiempo en que se toma de plantear y desarrollar la situación sino su estilo procedimental que recuerda mucho a un episodio de The X-Files, también por el método que usa tanto su guionista como director para trabajar la historia y su toque conspiranoico que parece heredado de la serie creada por Chris Carter. Al igual que en Nosedive, en Hated in the Nation vuelve a tomar relevancia el papel que cumple las redes sociales en nuestros tiempos, si en el primer episodio se hace un paralelismo con Instagram, donde la protagonista buscaba la aprobación de otros para así aumentar su reputación, en el sexto episodio, Brooker la toma contra Twitter.

La historia gira en torno a la investigación de un par de muertes inexplicables con un nexo en común, las víctimas estaban ligadas a mensajes de odios por parte de una comunidad de una especie de red social como lo es Twitter, dónde momentos previos a sus fallecimientos, los usuarios pedían la muerte de ambas personas con un simple hashtag como #DeathTo, pero lo que no sabían es que algo tan inofensivo como un tweet o un mensaje de odio contra alguien era el detonante de sus muertes, que a la vez estaban conectadas con las acciones de unas abejas robóticas que reemplazaban a las abejas naturales en un mundo donde estos insectos ya no existían, cumpliendo la misma e importante función de estos invertebrados. Dos detectives, la experta Karin Parke (Kelly McDonald) junto con la aprendiz Blue (Faye Marsay), son las que desvelarán el misterio que va  desde la vigilancia extrema de un Estado seguro, hasta contar la importancia de aceptar la consecuencia de nuestros actos.

Hated in the Nation critica mucho el llamado “linchamiento digital” y la forma tan fácil como caemos en la incitación, como enjambres de abejas, vemos como cada día mensajes de odio recaen tanto en figuras públicas como en personas reales,  muchos de ellos sin conocer la verdad detrás de esas acusaciones solo para hacer parte de la tendencia haciendo más probable la tergiversación de los hechos, es ahí donde el creador nos habla del arma de doble filo que es la libertad de expresión usandola en contra de sí misma. También expone el hacernos responsable de las consecuencias, en una escena del capítulo se habla de que “gracias a la revolución tecnológica, podemos tomarla con quien queramos y desquitarnos sin consecuencias” todo esto, según el libro del que es tomado la cita, hace parte del engranaje de las consecuencias, personas que no saben las dimensiones de sus actos y el poder que tienen algún tipo de comentario u opinión en un mundo tan globalizado e hiperconectado como es el nuestro. Charlie Brooker, no solo se queda con exponer las terribles consecuencias el mal manejo de las redes sociales, sino también arremete contra el Estado y la fascinación con la hipervigilancia, mostrando un Reino Unido (lugar donde se sitúa la historia) como un país en donde las leyes están por encima de la privacidad de las personas, con la excusa de minimizar los crímenes, uniendo ésto junto con las abejas robóticas y el auge de las redes sociales con la facilidad que se tiene de juzgar a una persona y sus actos tenemos el escenario distópico perfecto para el cierre de una serie que nos habla sobre los dilemas morales en un mundo agazapado por su tecnología


cover

(2011– )| 3 temporadas| 16 capítulos | 1h | Drama, Sci-Fi, Thriller

Creador: Charlie Brooker

En los últimos diez años, la tecnología ha transformado casi todos los aspectos de nuestras vidas antes de que hayamos tenido tiempo para detener e interrogarnos sobre ello. En cada casa, en cada escritorio y en cada palma de la mano – una pantalla de plasma, un monitor, un teléfono inteligente – un espejo negro de nuestra existencia en el siglo 21. Black Mirror es una reelaboración contemporánea británica de The Twilight Zone con historias que aprovechan el malestar colectivo de nuestro mundo moderno.

Para mantener informado puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Página de Facebook: Korobeiniki

Comunidad en Facebook: Comunidad Korobeiniki

Twitter: Korobeiniki

La película de The Flash vuelve a quedarse sin director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *