Anime y Manga Cine y TV Opinión

Las 10 mejores series de anime del 2016

El 2016 fue ese año que me demostró que los japoneses no han perdido la chispa que me puso a ver anime hace 20 años. Aparte de que volvieran DigimonSailor Moon, y D.Gray-Man, las nuevas series estuvieron excelentes. Aquí voy a mencionar las 10 series de anime que más me gustaron de todo lo que vi el año pasado y esperararé sus opiniones.

Cada serie irá acompañada de su link de Crunchyroll, Daisuki o Netflix, como para que no diga que le tocó sacar el disfraz de Jack Sparrow. Ojalá ya las haya visto, y si no, aproveche las vacaciones y véalas que seguramente a varias les toca segunda o tercera temporada este año.

  1. Bungo Stray Dogs 

Bungo Stray Dogs cuenta las aventuras de Atsushi Nakajima. Atsushi es pónganle usted como si Kaoru y Shinji tuvieran un hijo. Flaquito, pálido, tez como amarilla, peli plateado, emo incomprendido por el mundo y sin confianza en sí mismo. El típico lawful good: tiene un gran corazón, no es capaz de hacer cosas malas y, a pesar de que odia pelear, quiere proteger a todo el mundo.

Don Shinji 2.0 creció en un orfanato del cual fue expulsado porque lo odiaban y termina viviendo en la calle. Justo cuando está a punto de morirse de hambre, salva a un tipo que se está tratando de ahogar en un río. El rescatado, Osamu Dazai, es un miembro de la “Agencia de Detectives Armados” (Busou tanteisha), un sitio lleno de gente rara con poderes especiales que se encarga de resolver incidentes que ni siquiera la milicia y la policía pueden tocar. Básicamente, cosas de la mafia. Atsushi se involucra más de la cuenta con Osamu y su compañero y se termina uniendo a la agencia de detectives.

Este anime tiene una animación increíble y la historia está muy bien armada. Se tiene material para varias temporadas porque todos los personajes son muy interesantes y hay espacio para un montón de backstories. Además, otro que a mi parecer fue un gran plus, fue que en un año sacaron 2 temporadas. Así, como para los que odiamos esperar 20 años por continuaciones.

  1. Shokugeki no Soma – Ni no sara

Shokugeki no Soma es una de esas series de anime de las que no esperas nada una vez es anunciada. Claramente me tragué mis palabras picaditas y bien sazonadas cuando la empecé a ver. Es un shounen, con todo lo que eso implica, pero de cocineros. Sí, adolescentes estudiando para ser cocineros. Un poco aburrido el tema pero siga leyendo que  la serie está buena.

Soma, un adolescente provinciano que vive y trabaja con su papá en un restaurante barato que montaron en su casa, entra a un colegio donde va a demostrar que es el mejor cocinero. Este niño se cree lo mejor de lo mejor, puro galán de barrio al que siempre le dijeron que cocinaba muy bueno y pues se lo creyó. Él no fue a hacer amigos sino a ganarse el programa. De Totsuki (el colegio) se graduó su padre y el sitio es bien famoso porque de ahí más o menos se han graduado los mejores chefs del planeta. Este sitio es Master Chef: o ganas las “batallas de cocina” (Shokugeki) o te vas a tu casa a ser un fracasado para siempre. Como buen anti héroe, todos lo odian al comienzo y luego lo aman, obvio.

‘Ni no Sara’ es la segunda temporada de la serie así que le recomiendo que se vea la primera también. Binge watching le dicen por ahí. Es buena, es divertida, está bien animada, los personajes son interesantes. Uno aprende uno que otro truquito para cocinar en la casa. Además, se le tienen hasta foodgasms y gente linda semi desnuda. Vale la pena. 

  1. Kiznaiver

Kiznaiver es tremendo drama. Que se tengan María la del Barrio, La Rosa de Guadalupe, mejor dicho, que se tenga Televisa porque esta vaina lo tiene todo. Frienemies, amigos de infancia, pérdida de la memoria, RECUPERACIÓN de la memoria, amores no correspondidos, y traumas emocionales.

La serie trata de 7 compañeros de colegio de diferentes círculos sociales que son elegidos para ser parte de un programa especial en el cual van a conectar su capacidad para sentir dolor. Es decir, cuando lastiman a uno, el dolor lo sienten todos. El twist está en que el protagonista, Agata Katsuhira, no tiene ningún tipo de sensación o emoción en su cuerpo. Más o menos este man se puede caer de un edificio y mientras él no siente nada, los otros sí. Para poder liberarse del proyecto, el grupo tiene que pasar por unas pruebas durante todas las vacaciones. Si no lo hacen, Sonozaki Noriko, la que está llevando a cabo el experimento, les envía un impulso mega fuerte de dolor. Así, pues, estos 7 muchachitos se ven presionados a convivir juntos y a hacer todo lo posible para pasar las dichosas pruebas y recuperar sus vidas normales. Como quien dice, Hunger Games versión japón.

Como todo lo de Studio Trigger (Kill la Kill, Gurren Lagan) la animación de la serie es excelente. Las historias están bien explicadas y la forma en la que presentan los líos de cada uno de los niños engancha un montón. Easter eggs, waifus y buena historia. Buena cosa.

  1. Magi: Sinbad no Bouken

Sinbad es una precuela de Magi. De una le digo: 100% necesario verse las 2 temporadas del anime original para poder entender varias cosas en esta serie. Las 3 temporadas las encuentra en Netflix.

Magi: Sinbad no Bouken (O Magi: Las aventuras de Sinbad) cuenta la historia de cómo Sinbad se volvió el badass que es en el arco original. Sinbad es el hijo de un ex soldado retirado y a pesar de que eran medio pobres, viven bien y felices. Además, Sinbad nació bendecido y afortunado por los rukh, es decir, tenía un gran potencial mágico para volverse el rey de reyes. Pero a nuestro guerrero de Dios le pasan tremendas tragedias y a los 14 años emprende un viaje buscando expandir su visión del mundo y, como todo héroe en Magi, presencia y plata.

Sinbad se encuentra con Yunan en su primer viaje y como este obvio se dio cuenta de su potencial, lo lanza a su primer dungeon (torres mágicas habitadas por Djinns y que son como imposibles de conquistar) y allí empieza todo. Esta precuela no sólo cuenta la historia de Sinbad sino que presentan a los 8 generales y cómo ellos se le unen al combo. Es lindo ver cómo toda la historia de Sinbad empieza a hacer click con el anime original. Ata bastantes cabos. 

Esta es la primera temporada de la serie y ojalá saquen pronto la segunda. No la han anunciado, así que ni me hago ilusiones porque para sacar las 2 primeras temporadas de Magi me tocó poner 2 veladoras, bañarme con ruda y poner incienso como por 3 años.

  1. Yuri!!! On Ice

Si no ha escuchado de Yuri!!! On Ice todavía ¿en qué planeta vive? Yuri!!! On Ice (sí, con !!! porque ! no era suficiente) fue la serie que arrasó con todos los charts de anime a nivel mundial. Creo que ni siquiera Free! logró tener tanto hype como esta serie lo tuvo a pesar de ser del mismo genero: deportes + shounen ai.  No alcanza a ser Yaoi porque no es tan… explícita, pero sí es bien homoamorosa la cosa. Y, ojo, yo NO soy muy fan del yaoi ni del yuri, pero si esta historia no le toca el kokoro y lo hace creer en el amor, no sé qué pasa con usted.

Pues bueno. Yuuri Katsuki es un patinador en hielo profesional de 23 años al que le ha venido yendo mega mal en todas las competencias en las que ha participado. Destruido por haber perdido muy mal en el Grand Prix Finale (la competencia más importante del año), se regresa a Japón con su familia a pensar qué va a hacer con su vida y a definir si quiere seguir patinando o no. En su desastre emocional, se pone a practicar una rutina del rey del patinaje artístico, Victor Nikiforov, y zaz. Toma que lo grabaron y lo volvieron viral en internet. Tan pero tan viral, que don Victor personalmente decide darse un break del patinaje y volverse el entrenador personal de Yuuri. Así, Victor y Yuuri empiezan su camino hacia recuperar la gloria y, obvio, de paso mega enamorarse el uno del otro y todas esas cosas lindas que el corazón pide. Prepárese para gritar como fan girl de los Backstreet boys en el vídeo de I want it that way.  

  1. Mob Psycho 100  

No puedo dejar Mob Psycho 100 de esta lista porque ANIMACIÓN PERFECTA. En serio, es perfecta.  

Los mismos creadores de One Punch Man nos traen esta gema del anime. Shigeo “Mob” Kageyama es un niño ñoñito, aburrido, con peinado de totuma y una personalidad más bien, meh, que resulta teniendo unos poderes psíquicos muy extra. Sus poderes se desarrollaron cuando era muy pequeño, pero, al ser estos muy peligrosos, decide no usarlos mucho. Sólo los utiliza como ases bajo la manga para llamar la atención de la linda del salón, Tsubomi, que pues no es que le haga mucho caso. Típico. 

En un intento por aprender a controlar sus poderes, Mob trabaja con Reigen Arata, un estafador que dice ser un psíquico mega poderoso pero, spoiler no spoiler porque lo dicen en los primeros 10 minutos del primer capítulo, NO lo es. Reigen se aprovecha de los poderes de Mob para exorcizar espíritus y ganarse el pan pagándole muy poco a nuestro protagonista (que no se note que odio a Reigen visceralmente, gracias). Lo que ellos NO saben es que el poder que Mob tiene ahora no es absolutamente nada. Si este niño libera demasiada energía… well, fuck. Cada capítulo se acerca más al 100% de sus poderes sin que nadie se de cuenta y ay, si supieran lo que les espera.

Lo más chévere es que todos los capítulos sale un contador mostrando cuánto ha avanzado el poder de Mob y uno va armándose un bunker botándole crispetas a la pantalla como esperando que alguien se de cuenta de las cosas.

  1. Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Re:Zero. Maldita seas, Re:Zero. No saben la ansiedad que me generó este anime, hombre. No apta para blanditos de carácter porque Re:Zero puede y va a jugar con usted. Lo va a dejar indefenso y sentado en una esquina preguntándose ¿qué acaba de pasar?

Subaru Natsuki es un adolescente perdido en el mundo que termina siendo transportado, quién sabe cómo o por qué, a un universo paralelo. Para colmo de males, unas ratas lo intentan robar y le pegan una paliza que mejor dicho. Satella, una niña peliblanca preciosa, sale de la nada y lo salva. Como buen personaje principal de la serie, Subaru se enamora de ella y decide ayudarla a buscar una insignia que le robaron. Todo el día se la pasan juntos y todo parece ir súper bien, hasta clichesudo y predecible a decir verdad. Pero, es Re:Zero, obvio nos escupen en la cara y todo se va a la quinta porra. Por razones de la vida, terminan en un bar mega shady y, les pegan tremenda asesinada sangrienta a los 2. ¿Y ahí qué? PUES PLOT TWIST pero no le cuento más para que la vea y se frite el coco como a todos nosotros. Su ventaja es que ya toda la serie salió y no le toca esperarse 8 días sintiéndose como Bob Esponja de las cavernas.

Como dije antes: esta serie no es apta para blanditos. Es densa. Más densa que los últimos capítulos de Evangelion. Más densa que la vida de Homura en Madoka Magica. Más densa que Higurashi no na…Bueno no. Tampoco. Pero sí es bien compleja.

  1. Showa Genroku Rakugo Shinju

Para mí, la serie de anime más emocionalmente compleja de todas las que he visto. Tan visceral, tan dramática, tan real. No dudaría si me dijeran que está basada en una historia de la vida real por lo real que se siente todo. A lo real de la realidad más realista. 

La animación y el diseño de personajes son simplemente perfectos. La estética de la serie y los colores está tan bien escogidos para cada una de las escenas que es imposible no sentir millones de cosas con cada detalle. Además, tengo que decir que los actores de doblaje y la banda sonora son simplemente perfectos. Se nota que se tomaron el tiempo de elegir actores con experiencia, con trayectoria, personas que supieran no sólo leer sino expresar. Literalmente, no tengo ni una sola queja de la parte artística de esta serie. De lo mejor que me dio el año. En serio.

Con lo que respecta al plot, empezamos con Yotarou, un ex-Yakuza que acaba de salir de la cárcel y que está obsesionado con el Rakugo (una técnica de story-telling) y decide que quiere volverse discípulo de nuestro protagonista, Yuurakutei Yakumo. Yakumo se niega rotundamente, pero al ver la insistencia de Yotarou, decide tomarlo como su primer discípulo en la vida, así como para que deje de joder.

Yotarou, como cualquier estudiante (NOT) se obsesiona con otro intérprete de Rakugo, Sukeroku, y aquí es donde empieza el lío. Pues resulta que Sukeroku y Yakumo eran, literalmente, amigas y rivales y el hecho de que su único discípulo esté obsesionado con este no era muy bueno que digamos. Yakumo, entonces, empieza a recordar su pasado y decide contarle a Yotarou la historia de todo lo que pasó entre Sukeroku y él. ESTA, amigos, esta es la historia que paga esta maldita serie. Es que no es sino que arranque a contarla, y ya uno se amarra mal. La sazón se la echan como en el 4to capítulo  por lo que los primeros 3 son un poco estresantes. Pero bueno, de verdad, vale la pena el build up para entender todo lo que pasa luego.

La serie ya tiene 2 temporadas y le recomiendo que las vea ambas. La segunda es súper conclusiva y de verdad, de corazón, espero que no se les ocurra inventarse OVAs ni nada porque terminó perfecta. Anime bien hecho.

  1. 3-Gatsu no Lion

Si usted es de esos que no puede llorar, tranquilo que 3-Gatsu no Lion lo respalda y le saca todas esas lágrimas del fondo de su corazón.

3-Gatsu no Lion nos mete en el corazón y la cabeza de Rei Kiriyama, un jugador de shogi que se volvió famoso por ser uno de los pocos genios que fue capaz de empezar su carrera como profesional antes de entrar al bachillerato. A pesar de ser un genio, la vida de Kiriyama es un desastre a nivel emocional. Sus padres murieron en un accidente cuando era muy joven y un amigo de su padre, jugador profesional de shogi, lo adopta y lo cría como si fuera propio. Peeero, obvio sus hermanos adoptivos le tienen todos los celos porque básicamente Kiriyama se volvió el favorito del papá y les robó la atención.

Por culpa de este resentimiento de sus hermanos, Kiriyama termina independizándose a los 17 viviendo de lo que gana como jugador de shogi (porque obvio el chino es un duro). El pobre vive una vida miserable, completamente sólo y casi que relegado del mundo y de la vida. Sin embargo, Kiriyama no está exento de las cosas buenas de la vida y poco a poco va conociendo la luz y abriéndose camino a un montón de preciosidades que le mueven el piso hasta al más tsundere de todos.

Esta serie se gana el 2do lugar de mi lista por su forma tan sútil y gráfica de ilustrar los sentimientos de Kiriyama. Su manera tan linda, detallada y artística de mostrar la complejidad humana hacen casi imposible no sentirse involucrado en la serie. Trata temas emocionales tan complejos de una manera tan especial que no sólo me ayudó a sentir más empatía y amor por el mundo, sino que me dio herramientas nuevas para entender e incluso ilustrar cómo yo me siento en algunos momentos. La animación, como todas las anteriores, es espectacular. Tiene un estilo diferente a las series de anime normales y eso lo hace todo aún más atractivo y especial.

  1. Boku Dake Ga Inai Machi

Obviamente el 1er anime de mi lista tenía que ser Boku Dake Ga Inai Machi, o Erased. Todas las personas que la vieron están de acuerdo conmigo en que esta se gana el premio a la serie más completa y emocionante de todo el año.

La historia: Satoru Fujinuma es un mangaka frustrado de 29 años que trabaja repartiendo pizzas y que, casualmente, también tiene una habilidad especial llamada ‘Revival’. Revival le da el poder a Satoru de regresar unos cuantos minutos en el tiempo para evitar accidentes trágicos y salvarle la vida a las personas a su alrededor. Claramente él nota cuando eso pasa y siempre está atento a sus alrededores para entender qué debe salvar y cómo. Hasta ahí, todo bien, de hecho un poquito genérico. Pero aquí viene el mega plot twist: Satoru-senpai termina metido en un lío donde lo acusan de haber matado a alguien, y justo cuando lo van capturar, Satoru regresa en el tiempo.

Pero, oh sorpresa, qué minutos ni qué minutos, esta vez regresa 18 años en el tiempo. Confundido, no tiene ni idea a quién tiene que salvar ni qué tiene que prevenir. Pues ¿cómo va a saber? A esa edad no es como si le contaran a uno todas las cosas que pasan y menos de los accidentes que ocurren. Pero, y teniendo en cuenta que este no tiene 11 sino que ya es un casi-treintañero, empieza a darse cuenta de lo que tiene que hacer y qué misión debe cumplir: evitar que una de sus compañeras de curso sea asesinada. ¿Así o más densa la historia? Pues como que así porque para qué más.

Varias veces me encontré llorando de la rabia… o de la tristeza… o de la felicidad o de todas las anteriores del mismo modo en el sentido contrario. Esta serie emociona tanto, que a veces me tocaba parar el capítulo y darme una vuelta por mi apartaestudio (de 2×2, gracias) antes de seguir viendo. Le juro, esta serie lo tiene todo: Una historia compleja, amor, emociones, acción, plot twists, MUCHOS PLOT TWISTS, frustración, mejor dicho. Véala y obsesiónese más que Romeo Santos a las 5 de la mañana sin haber dormido nada, pensando en su silueta y en su forma de hablar.

¿Ya las vio? ¿Qué tal le parecieron? ¿Quiere que le recomiende más anime? ¿Se me quedó alguna serie (disponible legalmente) por fuera de la lista? Cuénteme y vuelvo.

Los Invitamos a dejar sus opiniones en los comentarios y en nuestras redes sociales

Página de Facebook: Korobeiniki

Comunidad En Facebook: Comunidad Korobeiniki

Twitter: Korobeiniki

Canal De Youtube: Korobeiniki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *